inevitables-consecuencias-ratear-precios

Las inevitables consecuencias de ratear los precios.

08/02/2017 Blog

Esta semana me he visto participando de testigo en un juicio penal por haber prestado mis servicios a una pareja de un inglés y una  gallega hace unos años. Ya se sabe a dónde llegan algunas cosas, y el caso es que estaba citada ayer en la Sala 2 de los juzgados de violencia de género de Vigo, a las 12.

Después de una media hora de juicio, este se suspende porque la intérprete (una señora que para nada parecía avergonzada de que se tuviera que parar un juicio por su incapacidad para interpretar) no puede transmitirle correctamente en inglés las preguntas que le formulaban al acusado ni tampoco interpretar al español lo que este responde en su defensa.

Después de otra media hora en la que la jueza intenta que la concesionaria le mande a otra intérprete, valoran la posibilidad de aplazar el juicio hasta el mes de abril, pero finalmente la jueza decide permitir que otra persona, no perteneciente a la concesionaria, siga haciendo de intérprete al acusado. El acusado acepta con la reserva de que si no parece hacerlo bien, se pueda volver atrás, apelando la abogada a que la jueza ya está suficientemente cansada, como para no aceptar su propuesta u ofrecer una alternativa.

Hasta aquí los hechos tal como yo los he vivido en persona, y a partir de aquí mis reflexiones:

  • Esta persona que sustituye a una intérprete «pasaba por allí» como quien dice, no se le ha exigido una titulación, coincide que dice ser filólogo, y yo, que le he escuchado hablar, digo que sí, que sabe inglés, pero no se si tiene capacidad para interpretar correctamente en un juicio. Él mismo afirmó estando yo presente que era la primera vez que iba a hacer de intérprete en un juicio.
  • Las mismas pegas se le pueden poner a la intérprete que había sido citada para trabajar, es decir, no me consta que en las licitaciones de la Xunta se exija que las personas que efectúan el trabajo tengan la titulación de intérprete, o alguna habilitación, ya ni que decir tiene la de Intérprete Jurado o Xurado. Por lo tanto, cada vez que hay un procedimiento en que se precisa un intérprete, tenemos que aceptar que vamos a jugar a la lotería y ver lo que nos sale.
  • No solo eso, sino que tampoco se valora para obtener una mayor puntuación contar con profesionales con una cualificación determinada. Lo único que manda en estas licitaciones es… el precio, cómo no. Contratan el servicio de interpretación igual que compran grapas o papel. Hay que tenerlo y me da igual si es bueno o malo, yo lo pongo y que se apañen.
  • Y eso me lleva a la tercera reflexión: el que se quedaba sin una defensa adecuada, el acusado, no entendía por qué habiendo varias personas en la sala que hablaban inglés, que incluso trabajamos en el ramo, se había contratado a esa señora que no hablaba inglés. No podía hacerse entender, no podía explicarse, imaginémonos por un momento que nos juzgan de algo, asistimos a todo lo que nos exigen pero no podemos decir nada… qué indefensión más grande, qué frustración… Testigos mudos de cómo nos pueden condenar o absolver, una justicia ciega cieguísima. Estando allí sentada, escuché comentarios (de la otra parte, claro) de que vaya tiquismiquis, que no pasaba nada, que si se paraba el juicio era una estrategia de la defensa, y yo que sé que burradas más. Ese desprecio a los demás parece ser el mismo que muestra la administración con esta política de contratación, total los que se quedan sin poder defenderse son extranjeros, ya solo les faltaba decir: «¡pues que aprendan castellano!» o «pues si no les gusta, ¡que se vayan a su país!»

Ni que decir tiene que aquí en Vigo hay profesionales suficientes para poder prestar ese servicio sin problema de forma profesional y adecuada, pero con la adminsitración no se puede. Mientras sigan rifando el servicio de interpretación al mejor postor, esto es lo que nos queda. Yo por mi parte, espero que esto cambie en algún momento, y mientras las licitaciones salgan como salen, no participaré en ninguna, por que no quiero ser cómplice de estos desmanes.

Os dejamos los enlaces de prensa que se han publicado sobre el caso para que podáis juzgar vosotros mismos.

Noticia en La Voz de Galicia 

Noticia Faro de Vigo