los-idiomas-mas-dificiles-de-traducir

Los idiomas mas difíciles de traducir

17/11/2016 Blog

Uno de los temas que más interés suscita en el mundo de la traducción y que más preguntas suele generar, es cuál se puede decir que es el idioma más difícil de traducir.

Y aunque el inglés es uno de los idiomas más hablados en el mundo, las dificultades a nivel de traducción siempre vienen dadas por los rasgos culturales, por lo que para hacer una buena traducción es imprescindible, además de conocer el idioma, ser perfectamente conocedor del contexto cultural que lo envuelve.

Existen otras lenguas, como las lenguas indígenas de las tribus del amazonas, que añaden la dificultad de no disponer de unas reglas gramaticales escritas. Las reglas gramaticales son la trama sobre la que se sustenta cualquier texto, aunque los hablantes del mismo idioma no necesariamente las utilizan correctamente, dando lugar a localismos fácilmente reconocibles.

Pero ¿cuáles son los idiomas más difíciles de traducir? Seguro que os sorprenderá la lista, pues no son para nada lenguas poco comunes en nuestro entorno.

Los 5 idiomas más difíciles de traducir

Vamos entonces a enumerar según nuestro criterio cuales son los idiomas más difíciles de traducir. En este enlace podéis ver la relación de idiomas mas hablados en este año 2016. En el 4º puesto de estos idiomas más hablados encontramos el más difícil de traducir.

Hindi: Es el idioma co-oficial de la India junto con el inglés, aunque se puede decir que en la India se hablan mas de 20 lenguas diferentes. Predomina su uso en el norte de la India y lo hablan aproximadamente 460 millones de personas. Es una lengua de la familia Indoeuropea, al igual que la mayoría de las lenguas europeas derivadas del latín, como el castellano. Ocupa el puesto número 4º en la lista de lenguas más habladas en el mundo.

Mandarín: Sin lugar a dudas, el chino mandarín es el idioma más hablado en el mundo debido al gran numero de habitantes del país. No es el único idioma que se habla en China pero si el mas popular. Además de ser el más hablado es también uno de los idiomas mas complicados a la hora de realizar una traducción. Para un hablante nativo español aprender mandarín puede ser una ardua tarea ya que su sistema fonológico es muy distinto al castellano (usan distintas tonalidades para diferenciar fonemas, y tienen gran cantidad de homófonos), además de su escritura de caracteres, que hay que aprender uno a uno.

Islandés: En la actualidad solo tiene 300.000 hablantes. Ademas de ser la lengua oficial de Islandia, se habla en Dinamarca y Noruega, aunque por supuesto en menor medida. Se deriva de las lenguas germánicas, como el alemán o el danés, pero debido al aislamiento de sus hablantes derivado de su situación insular, no ha evolucionado al igual que las lenguas continentales y conserva una gramática flexiva complicada similar a la del latín o el griego clásico.

Coreano:  Este es otro de los idiomas más difíciles de traducir para un traductor profesional. Dominar este idioma a la perfección puede ser un trabajo de muchos años, igual que el caso del mandarín. Es el idioma oficial de la península de Corea y cuenta con alrededor de 80 millones de hablantes en todo el mundo. La dificultad de la traducción del coreano reside en la cantidad innumerable de símbolos y caracteres, como sucede en el caso del chino mandarín además de poseer muchas estructuras sintácticas distintas, con el verbo al final de la oración, y unas conjugaciones verbales complejas.

Japonés: este idioma es hablado por más de 130 millones de personas en todo el mundo. Es la lengua oficial de las islas del archipiélago de Japón. Este idioma es muy complicado de traducir ya que tiene tres sistemas diferentes de escritura y dos sistemas de sílabas, siendo necesario memorizar miles de caracteres para manejar el idioma a la perfección.

Conclusión

Estos son para nosotras los 5 idiomas más complicados de traducir y también de aprender para un nativo español, ¡aunque no es imposible!

Todos los idiomas tienen su dificultad a la hora de realizar la traducción de un texto o de aprender a hablarlos. Además de la lengua y gramática oficial, hemos de tener en cuenta todas las variantes locales de cada uno de los idiomas. Este punto es el que suele dar más dificultad. Por este motivo si en algún momento necesitas traducir un texto o documento en alguno de estos idiomas, te recomendamos que te dirijas a un traductor profesional que te ofrezca unas garantías previas antes de la traducción.