INFOS

Errores de traducción más frecuentes (con ejemplos)

La traducción es una disciplina compleja que involucra la transferencia de significados y matices de un idioma a otro. A pesar de los avances tecnológicos y de la existencia de agencias de traducción profesionales, no es extraño encontrar errores de traducción en textos en los que, a priori, nunca deberían existir: webs corporativas, contenidos de marketing, manuales técnicos, subtítulos de películas… Muchas veces, el motivo del error es haber confiado la interpretación del texto a un traductor automático, sistemas que carecen de las capacidades de un profesional a la hora de interpretar correctamente el sentido y las particularidades del contexto. En este artículo, hablaremos sobre qué se considera un error en traducción, describiremos los tipos de errores más frecuentes y aportaremos algunos ejemplos habituales. 

¿Qué se considera un error en traducción?

Antes de profundizar en los propios errores, es importante definir qué constituye un error en traducción. En términos generales, un error de traducción es cualquier desviación significativa del mensaje original al traducirlo a otro idioma. Estas desviaciones son realmente graves en textos que afectan a la salud de las personas, como las traducciones médico-sanitarias, pero son significativas en cualquier ámbito, ya que pueden repercutir de forma muy negativa en la reputación de las empresas e instituciones que las difunden. Veamos algunas de las más frecuentes. 

1. Errores de significado

Estos errores alteran el significado original del mensaje. Un ejemplo sería traducir « I’m feeling blue » al español como « Estoy sintiendo azul » en lugar de la expresión correcta « Estoy deprimido ».

2. Errores de gramática

Incluyen problemas con la estructura gramatical y las reglas del idioma. Por ejemplo, traducir « tengo 25 años » al inglés como « I have 25 years » en lugar de la forma correcta « I am 25 years old.

3. Errores de estilo

Estos errores afectan al tono y el estilo del mensaje original. Por ejemplo, traducir con “tú” en lugar de “usted” un contrato, que es un texto de carácter formal. 

4. Omisiones y adiciones

Cuando se pierde información o se añade información que no estaba presente en el texto original. Por ejemplo, omitir la palabra « no » en la traducción de « I do not like it » como « Me gusta » en lugar de « No me gusta ».

Ahora que hemos establecido qué se considera un error en traducción, haremos una clasificación de los errores de traducción más frecuentes. 

Tipos de errores de traducción

1. Falsos amigos

Los falsos amigos son palabras que se parecen en dos idiomas pero tienen significados diferentes. Por ejemplo, la palabra en inglés « success » se traduce como « éxito » en español, pero por su similitud con la palabra “suceso” podría interpretarse de esta forma. Otro frecuente es la forma “remove” en inglés, que no es “remover” en castellano”, o “aplicar” en lugar de “solicitar” por “apply”. 

2. Mala interpretación del contexto

A veces, los traductores automáticos pueden entender incorrectamente el contexto y traducir una palabra o frase de manera inapropiada. Por ejemplo, « current » significa “actual” en inglés, pero no en el contexto de “electric current”, en el que estaríamos hablando de “corriente eléctrica”.

3. Uso incorrecto de términos técnicos

En traducciones técnicas, es común cometer errores al traducir términos especializados. Esto puede llevar a malentendidos graves. Por ejemplo, confundir « software » con « hardware » en una traducción de un manual técnico puede cambiar por completo el sentido del texto. 

4. Errores de doble sentido

Algunas palabras pueden tener múltiples significados en un idioma y un traductor puede elegir el incorrecto. Por ejemplo, traducir « bark » al español como « barca » en lugar de « ladrido » debido a un doble sentido.

Ejemplos de errores en traducciones

Para ilustrar estos errores y que te resulte mucho más fácil identificarlos, veamos algunos ejemplos adicionales. 

Error de falso amigo

  • Original (inglés): « The library has many books. »
  • Traducción incorrecta (español): « La librería tiene muchos libros. »
  • Traducción correcta (español): « La biblioteca tiene muchos libros. »

Error de mala interpretación del contexto

  • Original (español): « Está en las nubes. »
  • Traducción incorrecta (inglés): « He is in the clouds. »
  • Traducción correcta (inglés): « He is daydreaming. »

Error de uso incorrecto de idiomas técnicos

  • Original (español): « El conector no encaja. »
  • Traducción incorrecta (inglés): « The plug doesn’t fit. »
  • Traducción correcta (inglés): « The connector doesn’t fit. »

Error de doble sentido

  • Original (español): « El cuadro está en el suelo. »
  • Traducción incorrecta (inglés): « The picture is in the ground. »
  • Traducción correcta (inglés): « The picture is on the floor.”

Para evitar cualquiera de estos errores de traducción, es esencial contar con traductores y revisores profesionales que dominen ambos idiomas y comprendan el contexto, una labor solo al alcance de la habilidad humana. La tecnología de traducción automática puede ser útil, pero no puede ni podrá reemplazar en ningún caso el trabajo de los profesionales de este sector.