NOTÍCIA

Traducción financiera y económica: sus particularidades

En un mundo empresarial cada vez más interconectado y digitalizado, la traducción financiera y económica se presenta como una aliada esencial de cara a la expansión y éxito global de cualquier empresa.

Por ello, se trata de una de las especializaciones más demandadas y complejas dentro del ámbito de la traducción debido, fundamentalmente, tanto al grado de precisión y comprensión que requiere una labor lingüística con un gran componente terminológico de carácter técnico, como al potencial impacto económico y la sensibilidad de los datos empleados.

En este post, explicaremos en profundidad qué es la traducción financiera y económica, cuáles son sus objetivos y casos de uso, además de tratar las dificultades a las que se enfrenta.

¿Qué es la traducción financiera y económica?

Como hemos avanzado, la traducción financiera es un área especializada de la traducción cuyo objetivo se centra en facilitar las comunicaciones de las empresas con su entorno, es decir, nos referimos a los clientes actuales y potenciales, socios y/o entidades institucionales de interés.

De este modo, por medio de la interpretación y posterior conversión lingüística de ciertos documentos financieros, las empresas pueden transmitir a sus destinatarios una información más amplia sobre aspectos económicos relacionados con cuentas anuales, informes de auditoría, plan de negocios, transacciones, contratos, entre otros.

Por otro lado, cabe mencionar que la traducción financiera no es lo mismo que la traducción económica, si no que esta actúa de forma complementaria traduciendo únicamente, documentos informativos desde la objetividad como puede ser el caso de documentos societarios, informes, estudios de mercado o análisis de riesgos. Todo, para garantizar así, el éxito del encargo.

¿Cuáles son los objetivos de la traducción financiera y económica?

La traducción financiera y económica requiere de la formación y experiencia de profesionales que comprendan no sólo los idiomas involucrados, sino también, el amplio léxico que posee el sector y, las regulaciones aplicables y existentes en cada país para poder así, lograr los siguientes objetivos:

Precisión y fidelidad 

Hablamos del objetivo principal de la actividad independientemente de su tipología, pero, en el caso de la traducción económica-financiera, realizar una correcta y fiel traducción de la información, términos y conceptos técnicos, es primordial a fin de asegurar la comprensión del mensaje en diferentes idiomas.

Coherencia terminológica

Una de las singularidades del sector empresarial es el uso de un lenguaje en el que abundan términos específicos de la traducción económica-financiera procedentes de otras lenguas, destacando, por ejemplo, los anglicismos. En estas situaciones, contar con profesionales experimentados y con un gran conocimiento del léxico a emplear, resulta de gran ayuda para evitar las posibles confusiones o ambigüedades que puedan surgir en la traducción.

Adaptación cultural y cumplimiento normativo

Cada país tiene su propio contexto cultural y legal, y por ello, es imprescindible tener en cuenta las diferencias existentes con la finalidad de adaptar la información, consiguiendo de este modo, su comprensión y validez legal.

Comunicación efectiva

Por último y como principio clave de toda traducción, por tanto, aplicable también a la económica-financiera, la claridad e intención del texto original ha de transmitirse de forma exacta para cumplir con los propósitos de comunicación de la empresa.

¿En qué casos puedes necesitar los servicios de traducción financiera?

A continuación, pasando a los casos prácticos, vemos que la necesidad de realizar traducciones financieras surge de situaciones muy diversas que tienen en común, la adaptación de las comunicaciones al idioma del país de destino. Entre algunos de los casos más habituales, destacamos:

  • Traducción de informes o estados financieros para su presentación ante inversores, accionistas y organismos institucionales.
  • Traducción de transacciones en negocios internacionales que impliquen: fusiones, adquisiciones, acuerdos de inversión, contratos de préstamos, etc.
  • Traducción de informes de auditorías financieras tanto internas como externas.
  • Traducción de documentación legal.
  • Traducción de informes de mercado, análisis de inversiones o perspectivas económicas.

Conoce la dificultad e importancia de la traducción financiera y económica

La traducción financiera y económica presenta desafíos únicos, y entre ellos, destacamos el mencionado conocimiento profundo de la materia, ya sea en el idioma de origen como en el idioma seleccionado para la traducción. De esta forma, al optar por una empresa de traducción económica-financiera, estamos asegurando la realización de un trabajo con un alto grado de especialización, profesional y lo más importante, sin ningún tipo de error.

En pocas palabras, la traducción financiera y económica es un área con una serie de particularidades propias que hacen de ella, una labor minuciosa y para la que resulta fundamental contar con traductores especializados en traducciones financieras y económicas.