NOTÍCIA

Técnicas de traducción: las estrategias más utilizadas

Para llevar a cabo su labor, las agencias y traductores profesionales se apoyan en el uso de diversas estrategias y técnicas de traducción. Gracias a ellas, consiguen optimizar el proceso de traducción y que el resultado final sea lo más fiel posible al texto original. En este artículo exploraremos las diferentes técnicas de traducción que existen y te daremos un par de ejemplos para que las comprendas todas.

Qué son las técnicas de traducción

La traducción es la disciplina que busca trasladar la información escrita de una lengua de origen a otra lengua de destino. Durante el proceso de traducción, es habitual que no siempre existan equivalencias exactas por lo que es importante tener en cuenta el contexto, la cultura y la terminología específica de cada ámbito.

Por ello existen técnicas de traducción, métodos que sirven de gran ayuda a los traductores para llevar a cabo su labor. Hay diferentes tipos de técnicas de traducción que se pueden utilizar. Además, pueden combinarse distintos tipos en un solo texto para lograr que el conjunto tenga una mayor coherencia.

Las 7 estrategias y técnicas de traducción más habituales

En el año 1958, los traductores J. P. Vinay y de J. Darbelnet recopilaron hasta 7 técnicas de traducción diferentes que, a día de hoy, siguen siendo las más empleadas por traductores de todo el mundo.

Traducción literal

La traducción literal es una estrategia de traducción que consiste en traducir un texto palabra por palabra. Esta técnica solo se puede utilizar cuando hay una correspondencia tanto de la estructura como del significado. Es decir, el texto traducido debe conservar la sintaxis, el sentido y el estilo del original.

Probablemente sea la técnica menos empleada de las siete porque es difícil encontrar palabras que tengan un único sentido y que no dejen lugar a la interpretación del significado.

Préstamo

En esta técnica de traducción una o varias palabras del texto original se mantienen sin traducir, bien porque no existe un término equivalente, o bien, porque es un término que ya tiene cierto arraigo en la lengua de destino. Estos términos suelen aparecer en letra cursiva.

Calco

El calco traduce de forma literal, respetando la estructura original, las palabras que componen un sintagma. Los traductores deben tener cuidado al utilizar esta técnica de traducción ya que algunos vocablos pueden ser confusos y difíciles de entender.

Transposición

Esta estrategia de traducción consiste en realizar un cambio en la estructura gramatical de una oración sin alterar el significado de la frase. Es un recurso muy utilizado, muchas veces casi de forma inconsciente, con el que se pretende que la traducción suene o se entienda mejor.

Modulación

Con la modulación el traductor transmite una idea cambiando la forma en la que se expresa en su lengua original, pero manteniendo siempre su esencia. Se introducen, por lo tanto, cambios semánticos o de perspectiva en el texto. Un caso muy típico son los cambios de oración pasiva a activa.

Equivalencia

El objetivo de esta técnica de traducción es traducir una frase o un texto de forma completamente distinta, pero manteniendo el sentido y la idea originales. Se trata de un recurso muy empleado a la hora de traducir refranes o frases hechas que tienen un significado no literal de las palabras utilizadas.

Adaptación

También llamada sustitución o equivalente cultural, consiste en sustituir los elementos culturales que aparecen en el texto original para que se adapten mejor a la cultura del idioma de destino. Lo que se busca es que se entienda mejor la idea que el autor quiso transmitir.

Otras técnicas de traducción

Algunos autores han querido añadir otras técnicas de traducción a las siete que acabamos de comentar. Algunas de ellas son:

Explicitación 

A la hora de efectuar la traducción se introducen algunas precisiones para aclarar mejor la intención del autor.

Colocación 

Se utiliza una secuencia de palabras que lo habitual es que vayan juntas en el idioma de destino. 

Compensación

En otro lugar del texto se introduce un elemento de información que no ha podido incluirse en el mismo sitio en el que aparece en el texto original.

Reestructuración

Se trata de cambiar el tipo de oración para conseguir el mismo mensaje. En el caso del español, por ejemplo, se suelen utilizar frases bastante largas que se pueden traducir con muchas menos palabras al inglés.

Ejemplos de técnicas para traducir textos

La mejor forma de entender exactamente en qué consisten todas estas técnicas de traducción es a través de ejemplos prácticos. Aquí te dejamos algunos.

Ejemplo de traducción literal

Un ejemplo muy claro de esta técnica de traducción es la traducción del título de la novela más famosa de Jane Austen, “Pride and prejudice“. Para su versión en español se ha traducido palabra por palabra hasta obtener “Orgullo y prejuicio”.

Ejemplo de préstamo

El uso de esta estrategia de traducción depende de la aceptación del término en el idioma de destino. Por ejemplo, en español utilizamos de forma muy habitual palabras como software o hardware.

Ejemplo de calco

El ejemplo más típico sería la palabra “football“. Si se traduce como fútbol, estaríamos ante un préstamo, si se cambia por balompié, sería un calco.

Ejemplo de transposición

La frase “three hundred years ago” se traduciría en español como “hace trescientos años”. Hemos pasado de adverbio a verbo.

Ejemplo de modulación

Un ejemplo de modulación sería traducir la expresión en inglés “Don’t get so excited” por la española “Cálmate”. 

Ejemplo de equivalencia

La frase hecha “It’s raining cats and dogs“, se traduce de forma literal como “Están lloviendo gatos y perros”. Lo mejor es utilizar la expresión “Llueve a cántaros”, mucho más empleada en español.

Ejemplo de adaptación

En Inglaterra la hora del té es sagrada, pero no es una costumbre tan popular en otros países. Por eso, cuando se hace alusión a este hábito tan británico, los traductores lo suelen sustituir por “tomar un café” en español.